TRENAZO EN TEHUACÁN

TRENAZO EN TEHUACÁN

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on email

Era una mañana calurosa, de martes por cierto; poco después de las once terminaba el desfile de los jardines de niños, previo a los festejos de la Revolución Mexicana.Hace 28 años Tehuacán se vistió de luto al suscitarse la mayor tragedia en la historia moderna de Tehuacán.Era un día como cualquier otro, las familias estaban apunto de reunirse para comer; los papas acudían a recoger a sus hijos a los colegios, era la hora “pico”; cuando un accidente ferroviario dejo en su descarriada y frenética carrera varios muertos a su paso.

La maquina con el numero 1131 se había quedado sin frenos desde el municipio vecino de Santiago Miahuatlán; provenía de la comunidad de Esperanza con destino a Tehuacán. El tren estaba cargado de 20 furgones que contenían 2 mil toneladas de cemento y granos varios; la velocidad que alcanzo fue de 170 kilómetros por hora, iba como alma que lleva el diablo.

Después de esta lamentable tragedia se culpo al operario de la locomotora Antonio Sergio Castellanos Conde, alias “La Chicatana”, quien vivió con la culpa y el escarnio toda su vida por estos lamentables hechos; en su defensa señalo que en reiteradas ocasiones informo a sus superiores de la falta de mantenimiento de la maquinaria; la cual fue revisada un día antes en Tehuacán, por un corto en los cables de corriente eléctrica, por lo que tenia que ser enviada a la ciudad de Puebla para un exhaustiva análisis y reparación; sin embargo a pesar de la advertencia, se le ordeno hacer el fatal viaje al conductor. La maquinaria salió a las 11 de la mañana de la estación de Esperanza con rumbo a Tehuacán; en el kilometro 23 a las afueras de Santiago Miahuatlán, surgió una avería en el sistema de frenado, inutilizándolos; ahí comenzó la pesadilla, garroteros y personal abordo empezaron a desenganchar los vagones, logrando de los 20, separar 6; sabiendo que se aproximaba una pendiente muy pronunciada y que llegando a ella nada podría detener a la bestia de acero, el maquinista y garroteros decidieron saltar del tren en movimiento para salvar sus vidas.

La bestia alcanzo una velocidad endemoniada para finalmente descarrilarse en una curva pronunciada que estaba en la intersección de la avenida José Garci-Crespo y la desaparecida Avenida de las Américas, hoy Héroe de Nacozari; los furgones dieron giros, esparciendo una nube de polvo, destrucción y muerte; los gritos y alaridos de las personas que fueron devorados por la mortal bestia eran aterradores; era una escena dantesca; cuerpos mutilados, aplastados, asfixiados por el polvo del cemento, automóviles con sus ocupantes aplastados. La bestia termino su mortal carrera al estrellarse con un taller mecánico.

Extraoficialmente se habla de más de cien muertos; la cifra oficial fue de 32 personas fallecidas, después aumento a 41 personas, ya que perecieron en el hospital 9 más por las lesiones sufridas. Eran las 12:45 de la tarde, cuando se dio el trenazo.Tehuacán era un infierno, todos preguntaban por sus familiares, no existían los teléfonos celulares, ni el whatsapp, ni el Facebook, solo el teléfono convencional. Todo era desesperación por saber del paradero de los familiares: hijos, padres, nietos, esposas, esposos, era el caos total.El ejercito acordono la zona y empezó con las labores de rescate a las que se sumaron los ciudadanos de Tehuacán. Se improviso una morgue en el Comisariato Ejidal de San Nicolas Tetitzintlá, donde fueron colocados los cuerpos y miembros mutilados en costales. Muchos de ellos quedaron irreconocibles.“Si hubieran quitado a tiempo ese cruce del tren nada hubiera pasado”, fue el reclamo del pueblo de Tehuacán, y desafortunadamente tuvo que pasar esta desgracia para que fueran retirados estos peligrosos cruces ferroviarios.”

Tehuacán se volvió noticia nacional, Tehuacán aparecía en el mapa, señalado por los medios informativos nacionales, por la magnitud de la tragedia.Al otro día no se realizo el tradicional desfile del 20 de noviembre, la molestia de los tehuacanenses acrecentó al darse a conocer fotografías del brutal accidente, donde aparecían las victimas mutiladas. Así como la pronta reparación de las vías ferroviarias. La ciudadania se opuso a la reinstalación del ferrocarril, apunto estuvieron de desmantelar las vías con sus propios recursos, por lo que el gobierno amenazo con tomar medidas legales encontrar de quien se opusiera a la reparación.Como presidente municipal esta José Méndez Gomez; existe una anécdota al respecto que cuenta que el presidente de Tehuacán Pepe Méndez acudió a una entrevista con el periodista Jacobo Zabludoski en su noticiero 24 horas y en esta le dice al alcalde que aproveche la televisión nacional para pedirle al presidente de la república, Carlos Salinas de Gortari, lo que necesitaba Tehuacán y en un error garrafal, contesto que nada, que tenia todo. El gobernador de Puebla era Mariano Piña Olaya.

Este accidente es conocido como el trenazo de Tehuacán y es la peor tragedia que se ha registrado en la historia moderna de Tehuacán. Los hechos sucedieron un martes 19 de noviembre de 1991. En el lugar existe un pequeño monumento a las victimas de este fatal accidente ferroviario.