¡Tehuacán 361 Aniversario!

¡Tehuacán 361 Aniversario!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on email

Tehuacán (lugar de dioses o lugar de serpiente de piedra) es uno de los 217 municipios que conforman al estado mexicano de Puebla. También es conocido como «cuna del maíz», debido a que se encontraron en la ciudad los antiguos vestigios del cultivo de esta gramínea.

La población, según el INEGI, en el censo de población 2020 es de 327,312 habitantes, siendo la segunda ciudad más poblada e importante del estado de Puebla detrás de la capital Puebla de Zaragoza.​ Es parte de la zona metropolitana de Tehuacán en conjunto con el municipio de Santiago Miahuatlán.

Historia

El grupo populoca nativo de Tehuacán es denominado popoloca. El primer lugar que ocupó la ciudad fue en donde hoy se encuentra la zona arqueológica de la mesa (Calcahualco) significa ‘cuna de los ricos y elegantes’.

Xelhua, conquistador nanolca, se posesionó de estas tierras a mediados del siglo XV.

Dada la fertilidad de sus tierras, ayudaron a la producción de la granada roja, y debido a eso la ciudad es también conocida como Tehuacán de las granadas. Posteriormente, el 31 de agosto de 1884 por mandato de la Heroica Legislatura del Estado, y en memoria de Don Juan Crisóstomo Bonilla, la ciudad pasó a tener el nombre de “Tehuacán de Juan Crisóstomo Bonilla”.

Tehuacán fue parte del Camino Real que comunicaba el Puerto de Veracruz con la Gran Tenochtitlan, lo cual influye para que la construcción del Templo Carmelita se haya destinado en la actual localización.Hallazgos arqueológicos demuestran que fue habitado por comunidades aldeanas. Su pasado se remonta hacia el 8500 a. C.

Parque Juárez, vista al palacio municipal.
Parque Juárez, vista al palacio municipal.

El 16 de marzo de 1660 los indios de la región adquieren de la Corona Española el título de Tehuacán, Ciudad de Indios, ganándole con su oferta a los españoles de aquella época.

Monumento donde los indios adquieren de la Corona Española el título de Tehuacán, Ciudad de Indios.

Durante la Guerra de Independencia, la ciudad fue utilizada como cuartel militar por el ilustre caudillo Valerio Trujano. También, durante la Guerra de Independencia, el general José María Morelos y Pavón, tuvo una residencia en la ciudad de Tehuacán. En el Palacio Municipal, hay un mural dedicado a esta etapa de la historia de Tehuacán. En marzo de 1862, el ejército francés que invade el territorio mexicano, se aloja en Tehuacán. Todo el estado de Puebla estuvo bajo el dominio de los imperialistas del emperador Maximiliano I de México hasta el año de 1867.​

Una de las leyendas que se cuentan es que las Iglesias de la temporada se encontraban unidas entre sí por túneles subterráneos que desembocaban en el cerro Colorado, por dichos túneles los lugareños escapaban a las persecuciones y se refugiaban en el cerro Colorado.

Las Iglesias que se encontraban unidas por túneles eran: la Catedral, el Calvario y la Iglesia del Carmen, aparte de que utilizaban los túneles para esconderse en la época de la revolución, eran utilizados como medio de comunicación entre las iglesias por las monjas, para evitar que las rapten.

¿Qué hacer en Tehuacán?

Ex-Convento de San Francisco

Construyéndose en el siglo XVI, su objetivo era contar con franciscanos de forma permanente ya que antes solo tenían presencia en Huejotzingo. Actualmente se encuentran algunos salones de la época, como el cuarto con un horno que quizá fue la cocina, la sala en donde se reunían a rezar, las celdas de los frailes y más. La fachada del templo es muy sencilla con una torre. Su altar mayor ahora está dedicado a San Francisco de Asís.

Catedral de la Inmaculada Concepción

Su construcción inició con motivo de las celebraciones del 203 aniversario de la caída de Tenochtitlán y, como era costumbre de la época, se realizó con piedra y adobe. Aunque ahora es uno de los edificios más emblemáticos de la Ciudad, fue hasta 1962 que esta iglesia subió a la categoría de Catedral. Llama la atención los códices y plumas verdes de quetzal junto al término renacentista “hojas de canto”; sincretismo católico y prehispánico.

el 20 de octubre del 2018 fue nombrado por el Papa Francisco como obispo de la Diócesis de Tehuacán.se trata de Gonzalo Alonso Calzada Guerrero, quien anteriormente desempeñaba su ministerio en Oaxaca.

Iglesia y Ex-Convento de Nuestra Señora del Carmen

La iglesia cuenta con una arquitectura barroca mexicana del s. XVIII, tiene techos de estilo franciscano hechos de viga, madera y terrado. Fray Nicolás de Santa María colocó la primera piedra el 24 de noviembre de 1748. Resaltan el estilo neoclásico y su arquitectura dedicada a la virgen del Carmen. Después de la Independencia se utilizó como cárcel, en este lugar estuvo recluido Benito Juárez.

Museo Hidromineral de Peñafiel

Museo Hidromineral de Peñafiel

Desde 1445 los pobladores del Valle de Tehuacán ya conocían las propiedades curativas del agua de manantial y Tehuacán es reconocido mundialmente por su riqueza hidromineral. El recorrido inicia en un bello jardín de cactáceas y termina en el lugar donde nace el agua; en el interior se encuentra un mural que revive la historia de Tehuacán, pintado por el maestro Desiderio Hernández Xochitiotzin.

Jardín Botánico Helia Bravo Hollis

Ubicado dentro de la Reserva de la Biósfera Tehuacán-Cuicatlán, este jardín cuenta con una impresionante variedad de cactáceas en su entorno natural. Con una serie de senderos por los que puedes caminar, podrás apreciar estos enormes cactus algunos de los cuales están en peligro de extinción. Cuenta con alrededor de 2703 especies de plantas se han registrado en la zona, de las que el 30% son endémicas. Ahí también se encuentra el Cerro de Cuthá, que fue sagrado para la cultura popoloca, y a sus faldas hay un horno de cal y una salina prehispánica.​

Zona Arqueológica La Mesa

“Templo Mayor (Zona Arqueológica La Mesa)”

La zona arqueológica corresponde a la antigua ciudad sagrada Ndachjian más recientemente conocido como Tehuacán Viejo. Fue un centro ceremonial y religioso, pertenece a la cultura Nguiwa o Popoloca, establecidos entre los años 1000-1456 d.C. Está ubicada sobre una meseta al pie de la elevación conocida como Cerro Colorado. Sus edificaciones forman plazas agrupadas en conjuntos distribuidos de acuerdo a los desniveles naturales del terreno. Las plazas siguen el sistema mesoamericano de distribución del espacio consistente en amplias áreas delimitados por plataformas de diferentes niveles. En estos espacios yerguen basamentos piramidales de planta rectangular o semicircular con escalinatas adosadas y coronados por templos, residencias palaciegas para los gobernantes, altares central o al pie de los basamentos y grandes salas cuya cubierta se apoyaba en columnas.

La ciudad estuvo pavimentada con pisos de cal y contaba con drenajes para el control del agua así como depósitos para almacenarla. Aún se observan restos de los ductos excavados sobre roca y recubiertos de estuco atravesando los patios de las plazas. Las construcciones residenciales y los recintos ceremoniales fueron realizados con muros de adobe, a diferencia de los basamentos piramidales y plataformas que fueron ejecutadas con piedra y lodo. Todos los muros, de piedra o adobe, tuvieron como acabado un recubrimiento de cal: Finalmente eran pintados de un solo color o con diferentes escenas. Todos los edificios de la ciudad muestran dos etapas constructivas y algunos el inicio de una tercera.

Lo más sobresaliente de este lugar es el templo en donde se encontraron calaveras fijadas con estuco en los muros laterales. Parece que está dedicado al dios del inframundo, o Mictlantecuhtli, y también se le conoce como el Templo de las Calaveras. Es el único que se ha encontrado dedicado a la deidad de la muerte, pero también cuenta con otras edificaciones que son una muestra de la cultura popolaca. Igualmente, destaca el único templo dedicado a Xipe Tótec.​

La zona arqueológica ocupa una extensión territorial de 126 hectáreas, de los cuales solo han sido explorado el 10%.

Museo de Mineralogía

Este museo fue cerrado definitivamente el 20 de octubre de 2016, por decisión del cabildo de la presidenta Ernestina Fernández a propuesta, paradójicamente de los regidores de educación y cultura Bernardo Pozos y el de grupos vulnerables Víctor Rodríguez, con el argumento de que no dejaba dinero, Con esto pasa a la historia como un ayuntamiento que desprecia la cultura. De este museo tuvo su origen a las investigaciones del científico tehuacanero el doctor Miguel Romero Sánchez, quien a lo largo de su vida se dedicó a reunir una colección de más de diez mil muestras de minerales que dan un panorama histórico y geológico de la corteza terrestre, inaugurándose en 1998, un año después de la muerte del científico. El museo estuvo situado en el Complejo Cultural el Carmen. Las piezas que se encontraban en este lugar fueron trasladadas al museo de la evolución tras la petición del gobierno del estado a la dueña de esta colección.

Museo de la Evolución

Museo de la Evolución Tehuacán

Museo inaugurado en 2017, es el único en su tipo del país, especializado en la evolución de las especies y en la historia del cosmos, con énfasis en la evidencia fósil encontrada en el Estado.

Cuenta con cuatro salas:

Sala 1. Origen del universo y evolución de la vida.

Sala 2. Los gigantes del Mesozoico.

Sala 3. La expansión de los mamíferos.

Sala 4. Evolución y biodiversidad

En este museo encontraras datos referentes a la teoría del Big Bang, podrás aprender sobre asteroides y cometas. Encontraras los minerales más antiguos, y más adelante fósiles y reconstrucciones artísticas de animales, entre ellas los dinosaurios del periodo jurásico, cocodrilos y primeros mamíferos.

Zona Arqueológica.

Museo de Sitio y Zona Arqueológica

En este museo es posible apreciar una colección de 80 piezas arqueológicas halladas en la zona de Tehuacán Viejo, antigua urbe de la cultura popoloca, la cual se encuentra ubicada en la población de San Diego Chalma. Estas figuras de barro son denominadas “Xantiles” especialmente representativas de la región que personifican a diferentes deidades.

Diego Prieto, responsable del despacho del INAH, dijo “El Museo de Sitio de Tehuacán, es la introducción al conocimiento de esta zona arqueológica que fue considerada el centro de culto y cabecera política más importante de la región durante el periodo posclásico, de manera que la arquitectura de Ndachjian o Tehuacán data del año 1000 d.C. al 1456 d.C., aproximadamente”.